logo-Movil

Texto grande

Texto Pequeño

Blanco y Negro

Eliminar Todos

Las tres recolectoras que censaron a los productores agropecuarios en Rapa Nui

Jul 19, 2021, 21:15 PM
Recolección en Rapa Nui Macarena, recolectora Rapa Nui Maria Ximena
Merahi Hey Valenzuela, Macarena Briones Pareja y María Ximena Meza Ibacache, viven en este territorio insular y asumieron la responsabilidad de censar a los agricultores locales.

En moto, bicicleta o scooter se movilizaron por los paradisíacos parajes de Rapa Nui. Algunas zonas las recorrieron juntas y formaron un muy buen equipo apoyándose mutuamente. Son las tres recolectoras encargadas de hacer el levantamiento censal entre los productores agropecuarios de la isla. Una de ellas es pascuense de nacimiento, mientras las otras dos nacieron en el continente y llegaron a vivir hace algunos años a Isla de Pascua. Merahi ha facilitado el que los productores rapanui, participen en el operativo censal, ya que muchos conocen a su familia. Ella y María Ximena se encontraban trabajando en turismo cuando llegó la pandemia, y quedaron sin trabajo cuando la isla se cerró al turismo por motivos sanitarios. La isla está libre de Covid, por lo que ese aspecto no fue problema para el levantamiento censal en ese territorio insular, que se caracteriza por las plantaciones de plátanos y piñas, huertos para autoconsumo y la crianza de ovejas y caballos. Señalan que la recolección está supeditada al clima. Si llueve, muchos de los caminos, en su mayoría de tierra en el sector rural de Rapa Nui, se vuelven intransitables para motos y bicicletas. Las jornadas censales fueron de largas caminatas y muchas veces no encontraban al productor, ya que la mayoría de ellos no vive en sus parcelas.

Macarena Briones Pareja (19 años, egresada del colegio como técnico agropecuario) trabajaba en el negocio de sus padres, cuando del colegio la contactaron para que postulara al cargo de recolectora del Censo Nacional Agropecuario y Forestal.

Señala que es una ventaja vivir en la Isla, a la cual llegó con sus padres hace cuatro años, y conocer a la gente porque eso facilita el trabajo. Explica que entre las tres recolectoras que recorrieron la isla censando y de acuerdo con el supervisor, que también reside en Rapa Nui, se distribuyeron los sectores agropecuarios. Partió censando en las parcelas más cercanas al radio urbano, donde los productores están más cerca el uno del otro, por lo que podían avanzar más rápido. Pero en la medida que se fue alejando de los poblados, las distancias entre los productores también fueron aumentando. Entre las 8:30 y las 9:00 horas salía a recolectar y finalizaba la jornada cerca de las 17:00 horas. El sector que le tocó censar era principalmente de huertos para autoconsumo, donde los productores tienden a ser más desconfiados. Si bien recorría su sector en moto, hay productores que prohíben el ingreso de vehículos con motor a sus parcelas por lo que la dejaba estacionada y entraba a la Unidad Productiva Agrícola caminando para aplicar la encuesta. A otros productores los encontró y encuestó en sus casas en el sector urbano. De la experiencia como recolectora del Censo destaca el haber podido recorrer la Isla, y conocer sectores de ésta en los que nunca había estado y conocer la realidad de las personas que se dedican a la agricultura.

Merahi Hey Valenzuela (24 años, técnico agrícola) llegó a trabajar al Censo Agropecuario por la jefa de la oficina de Proempleo, que se abrió al alero de la Municipalidad en la Isla para los trabajadores del sector turismo que se quedaron sin empleo por la pandemia del Covid. Ella les propuso a Merahi y a María Ximena que postularan al Censo Agropecuario, dado que cumplían con los requisitos curriculares.

Una vez seleccionadas para hacer la recolección en la isla, participaron de las capacitaciones que se hicieron en forma remota.

Para el trabajo diario del Censo, Merahi se organizaba con su hoja de ruta y salía temprano en la mañana con su scooter para censar a los productores de su sector. A veces costaba encontrarlos, porque los productores no viven en sus parcelas y la mayoría no tiene teléfono, “pero me conocen o conocen a mi familia, entonces acuerdo con ellos una cita para poderlos censar. En general hay una buena recepción de los productores, pero se impacientan cuando ven el largo del cuestionario. Por lo general he podido convencerlos que terminen de responder”, explica Merahi. “A los lugares más alejados vamos las tres, y hemos tenido que caminar entre 6 a 7 horas algunos días para llegar a lugares arriba de los cerros que no tienen caminos de acceso. Nos llevamos muy bien y somos un buen equipo. Como soy nacida en Rapa Nui y mi familia es de acá, le he podido ayudar también a mis compañeras que llegaron después a la isla”, relata Merahi.

Lo que más le ha gustado de este trabajo para el Censo Agropecuario es la posibilidad de visitar lugares poco frecuentados de la isla, y conocer a los productores agropecuarios.

María Ximena Meza Ibacache (32 años, con estudios en ingeniería en agronegocios) se dedica a las terapias alternativas, y trabajaba como recepcionista en un hotel, hasta que éste cerró por la pandemia.

“Me motivó participar en el Censo Agropecuario porque el trabajo es escaso acá, y me interesa además el trabajo de la tierra, tengo mi propia huerta y mis colmenas”. Originaria de Maipú en Santiago, vino a Isla de Pascua de vacaciones en marzo, se enamoró del lugar, y en diciembre del mismo año volvió para quedarse a vivir, y ya lleva cinco años en Rapa Nui.

“Planificamos temprano nuestra hoja de ruta para el día, pero el clima es muy aleatorio, en Anakena puede haber sol y en la ciudad estar lloviendo.  Yo me movilizo en bicicleta, entonces genero la ruta del día en función del clima”.

Si está bueno el clima y si los terrenos están cerca uno puede hacer de 10 a 15 cuestionarios al día, ya que muchos son abreviados, pero en la medida que avanzamos, nos fuimos alejando de la zona urbana, también las distancias son mayores y logramos hacer unos cinco al día cada una.

Hay productores que son reticentes a responder porque no dependen de las ayudas estatales para su actividad, pero uno les explica que la información resultante del Censo igual les va a servir para tomar decisiones relacionadas con su actividad agrícola, y finalmente acceden a responder. “Lo más gratificante de la experiencia, señala María Ximena es trabajar recorriendo paisajes tan lindos como los que tiene la isla”.

Instituto Nacional de Estadísticas